Kome

Kome

Saber y sabor, mucho sabor

"Kome" es el nombre de una exclusiva taberna asiática que supone un concepto único y rompedor en Murcia, con un local que sólo admite 14 comensales y en el que no se puede reservar. El local abre sus puertas a las 13:30 para el turno de comidas y a las 21:00 para el turno de cenas y se llena a los pocos minutos, por lo que conviene estar allí un poquito antes. Al frente está el chef Samuel Ruiz, que ya cuenta con un amplio bagaje en restaurantes como El Bulli o Dos Palillos. Su propuesta gastronómica se basa en una cocina asiática de alto nivel con un sumo cuidado y respeto por la materia prima, trabajando el producto más fresco que encuentran a diario en el mercado.

El local consiste en una barra alrededor de la cual se sientan los 14 comensales y que da a la cocina, en la que cuatro chefs cocinan a la vista del cliente; todo en un ambiente muy cosmopolita más propio de alguna de las grandes capitales mundiales. Además, permite estar en contacto con los chefs y observar con detalle la elaboración de los platos.

Kome Taberna Asiática
En la carta encontramos una buena selección de tapas para picar y otro apartado en el que la parrilla y las cocciones al vapor son protagonistas. También ofertan siempre platos fuera de carta en función del mercado. Si hay que destacar un elemento presente en todas las elaboraciones es el sabor, una completa gama de intensos sabores: ácidos, dulces, salados y picantes. Una explosión de sabor propiciada por un interesante juego de texturas y cocciones. Está la opción de pedir a la carta o dejarse llevar y van sacando platos hasta que el comensal diga basta. En nuestro caso nos dejamos guiar por la chef Tae, que nos hizo un espectacular recorrido por la cocina asiática, con influencias japonesas, tailandesas, coreanas o cantonesas. No dispone de carta de vinos, si no que van rotando constantemente. Pudimos probar dos vinos muy interesantes que no conocíamos; un Albariño, "Pazo de Señorans", un vino de pazo elegante y con buena acidez, perfecto para los platos de marisco y pescado; y para la carne "Pies Negros", un Rioja equilibrado y con aroma a fruta madura. También ofertan un whisky japonés de 10 años o las ya típicas cervezas japonesas.

Cerveza japonesa Asahi
Empezamos con unas "Navajas thai". Producto fresquísimo y matices cítricos propios de la cocina tailandesa, con un intenso sabor a mar.

Navajas thai
Siempre ofertan un pescado del día en función de lo que encuentran en la plaza, en este caso un "Pez espada macerado en alga kombu y sake". Textura carnosa y un macerado que le aporta melosidad y un toque salado; un bocado delicioso.

Pez espada macerado en alga kombu y sake
Continuamos con los "Boquerones fritos con umeboshi". Fritura delicada y matices ácidos y salados que provienen del umeboshi, una ciruela japonesa en salmuera.

Boquerones fritos con umeboshi
El siguiente plato fue el "Kimchi calamar", una receta típica de Corea. Se trata de una ensalada fría de col china fermentada, con calamar crudo cortado juliana. La pimienta le aporta el toque picante e ingredientes como el jengibre o el limón le dan intensidad.

Kimchi calamar
Fuera de carta tuvimos la suerte de probar las "Cigalas Panko". Unas cigalas que sólo mantienen su cáscara en la cabeza y el cuerpo va con un fino rebozado panko japonés y con un toque de ralladura de limón. Se coge de la cabeza y se come del tirón para disfrute de nuestras papilas gustativas.

Cigalas Panko
Seguimos con el "Wonton frito", un aperitivo típico de la cocina china que se come como si fueran pipas. Con un rebozado crujiente y relleno de carne de cerdo, que sirven con una salsa de cítricos y pescado.

Wonton frito
Con las "Gambas a la parrilla con té matcha" se juega con las cocciones y temperaturas.  Unas gambas rojas de las que se cocina sólo la cabeza con té verde y el cuerpo crudo, sólo atemperado.

Gambas a la parrilla con té matcha
Terminamos los platos de pescado con el "Te-maki de atún". En vez de presentar el plato enrollado en el típico cono, presentan cada uno de los ingredientes por separado para que nosotros lo enrollemos.  De este modo, en un cuenco encontramos el alga nori -hecha al momento y con una textura crujiente-, el arroz y unas deliciosas laminas de toro -la ventresca del atún, con su característico color sonrosado y su veteado de grasa-.

Te-maki de atún
Empezamos las carnes con la "Komeburger", elaborada al vapor mediante una de las tendencias gastronómicas de más actualidad, el bao bun. Un mollete de pan cocinado al vapor -con una textura muy esponjosa- y relleno de carne de aguja de ternera y verduras, que se prepara en una vaporera de bambú en la que también se presenta el plato. Me gusta el toque entre cítrico y herbáceo que le aporta el shiso, la "albahaca japonesa". Una delicia para disfrutar con las manos.

Komeburger
Continuamos con el "Pincho coreano", sabroso pollo a la parrilla con una pasta de pimiento rojo coreano, que se ha empleado tradicionalmente para mejorar la conservación de los alimentos en invierno. Un plato picante, no apto para los paladares más sensibles.

Pincho coreano
El colofón lo pusimos con las "Costillas de cerdo estilo Pekín". Unas deliciosas costillas de cerdo cocinadas 16 horas a baja temperatura, caramelizadas con una salsa cantonesa que lleva soja y miel. Literalmente para chuparse los dedos.

Costillas de cerdo estilo Pekín
De postre probamos el "Helado de Yuzu" y las "Trufas de té verde".  Un helado muy cítrico con aromas a naranja y pomelo y unas trufas de chocolate con leche bañadas en té verde. Esperaba más nivel en los postres, teniendo en cuenta el nivel de los platos que habíamos probado.

Helado de yuzu y trufas de té verde
Nota muy alta en cuanto al servicio, con unos chefs muy profesionales y pendientes de ti desde el momento que entras por la puerta, pero sin olvidar respetar la intimidad del cliente. Además de poder observar al detalle cada una de las elaboraciones y ampliar nuestros conocimientos culinarios.

Reconozco que al principio era un poco escéptico ante este sistema de no admitir reservas y si merecería la pena la espera. Sin embargo, en "Kome" vivimos una experiencia de casi 3 horas en las que pudimos disfrutar de un festival de sabores y descubrir la verdadera cocina asiática. No es económico, pero es una experiencia gastronómica única y muy recomendable.

Kome 
Avda. Libertad, bloque 6. Local 2
30.009 Murcia
Tel: 968 150 937
Precio medio: 40-50 €




































Comentarios

Sígueme en Facebook

Sígueme en Twitter