65 grados



65 grados

La democratización de la cocina a baja temperatura


Seguro que habéis oído hablar de la cocina a baja temperatura y la habéis probado en alguna ocasión, ya que es una técnica que ha vivido un auge en los últimos años y cada vez está más presente en las cartas de los restaurantes. Una cocina al vacío a baja temperatura, sin aceites y grasas añadidas, más propia de la alta cocina y en la que los productos son cocinados a temperatura constante (alrededor de 65ºC para carnes/pescados y entre 65 y 100ºC para verduras) durante unos pocos minutos o varias horas dependiendo del producto, de la temperatura y del acabado que se pretende obtener. En el restaurante "65 grados" decidieron ir un paso más allá, con una carta en la que todo se elabora a baja temperatura. Se trata de un proyecto que nació con la idea de llevar este tipo de cocina al alcance de cualquier persona, ofreciendo una oferta gastronómica de calidad y con un formato low cost. Para poder llevar a cabo esta fórmula, cuentan con una cocina central en la que se cocinan muy lentamente los alimentos -en ocasiones más de 24 horas- que luego se distribuyen al restaurante, donde se le da el acabado final, ya sea en Horno Brasa para la carne, Roner para el pescado y Grill para las verduras.

El local se encuentra a unos pasos de la Catedral, en el edificio Guillamón, uno de los mejores ejemplos de arquitectura modernista en Murcia. Un local con grandes ventanales y arcos de medio punto, con un interior donde predominan el blanco y la madera, destacando la presencia de un jardín vertical.

65 grados, cocina a baja temperatura
Como he comentado anteriormente, la carta se basa en la cocina a baja temperatura, con entrantes como el pulpo a la brasa o unas alitas de pollo a la bbq, ensaladas, cremas y una buena selección de carnes y pescados. La oferta de vinos es muy escasa y no me gustó el detalle de que la cerveza la sirvan en lata, ya que no tienen barril. Suelen ofrecer menús degustación desde 20€ y al pedir cualquier carne o pescado siempre te puedes conformar tu menú con guarnición, salsa, pan y bebida. También ofrecen la opción take away, pudiendo escoger la opción de llevarse el plato listo para comer o para terminarlos en casa con un golpe de horno o plancha.

Empezamos probando el "Pulpo a la brasa", cocinado durante 16 horas a baja temperatura y servido sobre una cama de patatas al grill. Antes de llegar a la mesa, se termina con un golpe de horno con brasas de carbón vegetal; quedando tierno y jugoso por dentro y crujiente y tostado por fuera.

Pulpo a la brasa
Continuamos con el "Cucurucho de costillas ibéricas a la barbacoa", que puedo decir que son las costillas de cerdo más tiernas que he probado nunca, no hacia falta ni el cuchillo.

Cucurucho de costillas ibéricas a la barbacoa
De principal optamos por la "Costeleta de angus", un corte de la parte costal cercana al costillar, cocinada durante más de 24 horas a 65 grados y terminada en el horno brasa.  Al igual que en el caso de las costillas, sorprende lo tierna y jugosa que queda la carne, además del sabor único que aportan las brasas. El único pero es que el corte de carne llevaba demasiada grasa.

Costeleta de angus
De postre tomamos la "Tarta de dulce de leche", muy cremosa y que hará las delicias de los que seáis más golosos, y "Fruta cortada lista para tomar", una opción más apropiada para los que cuidéis más la linea.

Tarta de dulce de leche
Fruta cortada lista para tomar
El servicio fue correcto, explicando bien las cocciones que se le dan a los alimentos y rápidos al marchar los platos.

En definitiva, con el restaurante "65 grados" estamos ante la democratización de la cocina a baja temperatura, una técnica de cocina al vacío saludable, sin aceites ni grasas añadidas, y que permite sacar lo mejor de cada materia prima y obtener una ternura y jugosidad únicas, incluso en las piezas de carne más duras como los costillares.

65 grados

Calle San Patricio, 10

30004 Murcia
Tel: 968 06 57 12
Precio medio: 20-25 €





Limone Ristorante

Limone Ristorante

Del Piamonte a Sicilia, a los pies de la Catedral


En esta ocasión toca hablar del último restaurante italiano que ha abierto sus puertas en la ciudad de Murcia. Un restaurante diferente y con un nombre original y muy murciano, "Limone". No es el típico italiano, muestra de ello es que no tienen pizzas, pero tienen una variada oferta de platos que nos permiten hacernos una idea de lo amplia y rica que es la gastronomía italiana. Además, también es una tienda gourmet, en la que no faltan los productos más característicos del país transalpino.

En la carta encontramos una amplia variedad de recetas típicas del sur y norte de Italia, con una pasta fresca al dente y el uso de buenas materias primas. No faltan los típicos embutidos, risottos o raviolis, así como otras elaboraciones diferentes a lo que solemos ver en los italianos a los que estamos acostumbrados. En cuanto a los vinos, probamos el blanco "Son Dos Días", un moscatel muy afrutado, y el tinto "Efe", un monastrell de la D.O. Valencia.

Limone Ristorante


El local ha sido decorado con un gusto exquisito y no le falta detalle, con toques rústicos que nos transportan a la toscana y otros más actuales. Unos detalles y una iluminación que conforman un local muy acogedor. Además, cuentan con un original reservado para 16 personas, decorado con sacos de café antiguos.

Detalles del local
Mientras disfrutábamos de un Aperol Spritz, llegó una "Tabla de embutidos y quesos", con aceitunas sicilianas, mortadela, jamón San Daniele y tres tipos de quesos, un parmesano con 24 meses de curación, un provolone y un queso de cabra con pepperoncini, este último con un toque picante.

Tabla de embutidos y quesos
Continuamos con un "Vitello tonnato", un plato típico de la región del Piamonte. Se elabora con una láminas de redondo de ternera, con una mayonesa de atún y alcaparras, que aquí ocultan en el interior para hacer la presentación más atractiva, y anchoas para potenciar el sabor. Un entrante sencillo y sabroso.

Vitello Tonnato
Del Piamonte pasamos a Sicilia, con una "Caponata". Se elabora con berenjenas, tomate, olivas, alcaparras y piñones; dando lugar a un plato de verduras muy mediterráneo, que se podría comparar con nuestro pisto.

Caponata
Seguimos en el sur de Italia con unos "Mejillones a la napolitana", sabrosos y con un toque picante, elaborados con cebolla, tomate cherry, vino y albahaca.

Después llegó el plato que más me gustó de todos, los "Canelones de ave trufada". Unos sabrosos canelones rellenos de pollo de corral -con el que se hace un guiso para darle más intensidad- y reforzados con el característico sabor de la trufa.

Canelones de ave trufada
Con los "Ravioli de cordero" pudimos comprobar la calidad de la pasta, al dente y rellena con cordero -sin ser demasiado fuerte el sabor para este tipo de carne-, con una salsa de mantequilla y salvia que le daba melosidad.

Ravioli de cordero
Finalizamos con un "Risotto de setas", con el arroz cremoso y en su punto y unas carnosas setas, rematado con parmesano.

Risotto de setas
En cuanto a la parte dulce, probamos la "Tarta de queso", la "Panacota" y el "Tiramisú". Todos correctos, aunque si tuviera que elegir uno me quedaría con la tarta de queso, al horno y con mermelada de calabaza.

Tarta de queso

Panacota

Tiramisú
El servicio fue muy correcto y profesional, la chica que nos atendió nos explicó con detalle cada uno de los platos.

En definitiva, "Limone Ristorante" es un italiano diferente, con platos que no solemos ver habitualmente, con un buen servicio y un ambiente acogedor. 



Limone Ristorante
Pza Hernández Amores,4
30001 Murcia
Tel: 868684446
Precio medio: 25-30 €









Cena maridaje de Bodegas Torres en El Palco del Parlamento

El pasado jueves tuve el placer de asistir a la cena maridaje con vinos de "Bodegas Torres", que tuvo lugar en "El Palco del Parlamento". Torres es una empresa familiar con más de 140 años de historia y está considerada la marca de vinos europea más admirada por los profesionales del sector. Para disfrutar de algunos de sus mejores vinos, en El Palco elaboraron un menú especial para la ocasión.

Empezamos la cena con un "Ceviche de gambas de Huelva con aguacate", maridado con el blanco "Atrium Chardonnay". Seguro que si el ceviche se hubiese inventado en Andalucía sería así, con una textura similar al samorejo, gamba blanca fresca y marinado con un toque de limón y cilantro. Un plato que iba muy bien con este chardonnay de la D.O. Penedés, muy fresco y limpio.

Ceviche de gambas de Huelva con aguacate
Atrium Chardonnay
Continuamos con un "Canelón de pollo sobre bechamel de queso Gazul", para el que se seleccionó un "Celeste Roble", un Ribera que ha tenido mucho éxito desde su primera añada, sabroso y muy afrutado. Me gustó mucho el queso Gazul, un delicioso queso de cabra de Cádiz, que iba muy bien con el vino. Como podéis ver, el toque andaluz está siempre presente en El Palco.

Canelón de pollo sobre bechamel de queso Gazul

Celeste Roble
Para el pescado se eligió un "Bacalao al miso sobre japoandalú", maridado con un Rioja "Altos Ibéricos", un crianza con 12 meses en barrica, que le aporta notas especiadas y ahumadas. Un plato mar y montaña, con un sabroso taco de bacalao al horno con miso, acompañado de un salteado al wok de presa ibérica, calamar y verduras.

Bacalao al miso sobre japoandalú
Altos ibéricos
Después llegó el turno de la carne, con una "Tosta de mollete de Antequera con ternera mechada y reducción de Altos ibéricos", que maridamos con un "Celeste Crianza", un elegante Ribera con cuerpo, color y mucha fruta. Un sabroso bocado, con una ternera a baja temperatura que se deshacía en la boca.

Tosta de mollete de Antequera con ternera mechada y reducción de Altos Ibéricos
Celeste crianza
El postre fue un "Ferrero de crema de quesos con anacardos caramelizados y cobertura de chocolate negro", maridado con un Moscatel "Floralis", muy aromático y floral. Un postre muy potente, con protagonismo del queso azul, que hizo las delicias de los amantes del queso, como es mi caso.

Ferrero de crema de quesos con anacardos caramelizados y cobertura de chocolate negro
Floralis

En definitiva, este evento ha supuesto una buena ocasión para conocer mejor algunos de los grandes vinos de una de las mejores bodegas de España, como es el caso de "Bodegas Torres"; junto con un acertado menú preparado por "El Palco del Parlamento". Como bien dijo José María Rubiales -restaurador de El Parlamento Andaluz y El Palco de El Parlamento-, enero y febrero son buenos meses para probar cosas y realizar este tipo de eventos, que siempre son bienvenidos. El panorama gastronómico actual hace que uno siempre tenga que estar en movimiento y en El Palco lo saben bien y este tipo de cenas con maridajes de vinos o cervezas se realizan con frecuencia.




Macondo

Macondo

Todo un descubrimiento


Además de ser el nombre de un pueblo ficticio descrito en las novelas de Gabriel García Márquez, "Macondo" es también el nombre de uno de los mejores restaurantes que he descubierto en Murcia ultimamente. Aunque ya llevaba unos años en la ciudad, lo he descubierto recientemente tras su traslado a un local de la calle Sancho (donde estaba el Ginkgo Biloba). Su propuesta gastronómica se basa en una cocina creativa, con algunos matices orientales y tropicales y mucho sabor en todas las elaboraciones.

Aunque la carta al principio pueda parecer algo escasa, cuenta con una variedad suficiente; con una buena selección de entrantes y varias opciones de carnes y pescados. Es mejor una carta más reducida con platos atractivos, que una lista interminable de platos que luego no puedas ofrecer o queriendo dar la impresión de ofrecer de todo.

El local es sencillo, con tonos en blanco y negro y una iluminación que lo hace acogedor; además de contar con una pequeña terraza en la plaza.

Al ser la primera vez que íbamos, nos dejamos guiar un poco por su propietaria, una chica uruguaya que acertó con todas sus recomendaciones. Empezamos con unas "Marineras punto y coma", muy diferentes a nuestras clásicas marineras. Servida sobre una regañá de pipas en lugar de la típica rosquilla, lleva una crema de patata, ciboulette, aguacate y bonito en lugar de anchoa. No es fácil versionar a la reina del tapeo murciano, pero esta versión sorprende.

Marineras punto y coma

Tras este acertado comienzo, continuamos con unas "Tartaletas de pollo", con unos taquitos de pechuga de pollo con una suave crema de mostaza y salsa de puerros; un sabroso bocado.

Tartaleta de pollo 

Seguimos con la "Patata al puñetazo", con panceta ibérica asada a baja temperatura y una salsa barbacoa con jalapeños. Romper y mezclar todos sus ingredientes es una explosión de sabor.


Patata al puñetazo
De pescado nos decantamos por el "Tartar de atún". Un atún fresco y cortado a tacos, sobre una base de algas wakame, cubierto con unas láminas de algas nori y acompañado de una salsa con rabanitos que le da un punto de picante. 

Tartar de atún
En cuanto a las carnes, pedimos el "Pato Hoisin", un plato de origen oriental. Una carne muy tierna, cocinada a baja temperatura y con un golpe de horno, glaseada con salsa Hoisin -la salsa asiática más parecida a la barbacoa, algo más espesa y agridulce- y con maíz tostado para darle un toque latino y un toque crujiente.

Pato Hoisin
Finalizamos con una deliciosa "Crème Brûlée de mango", una versión diferente de este postre típico francés. Una mezcla de sabores y contrastes, con la suavidad de la crema, el dulzor del mango, el crujiente de la costra de caramelo y unos arándanos casi helados.

Crème Brûlée de mango
El servicio fue impecable, profesionales, atentos y dando acertadas recomendaciones.

Si en la literatura "Macondo" es el nombre de un pueblo ficticio, en Murcia es un restaurante que merece la pena visitar. Un restaurante que conjuga buena materia prima, creatividad, cuidadas elaboraciones e influencias latinas y orientales. 

Macondo Restaurante
C/Sancho, 5
30001 Murcia
Tel: 660 69 33 23
Precio medio: 20-35 €










Guía completa para disfrutar Murcia

Murcia es una ciudad increíble, que goza de un temperatura envidiable practicamente durante todo el año, con una atractiva oferta cultural y una rica gastronomía, que reune lo mejor de la huerta y del mar; una ciudad que invita a disfrutarla a todo aquel que nos visita. Sin embargo, en ocasiones parece que somos una gran desconocida, o incluso parece que no hemos sabido vendernos bien.



En mi caso, siempre me he sentido muy orgullo de mi tierra y hoy os voy a hablar de una guía turística de la ciudad de Murcia en la que he tenido el placer de colaborar con la parte de gastronomía, junto a algunos de los blogs más influyentes de la ciudad; una "Guía completa para disfrutar Murcia" que podéis descargar haciendo click aquí.

En esta guía podéis encontrar información sobre la historia de la ciudad, oferta hotelera, gastronomía, lugares turísticos y el mejor ocio. En la elaboración de dicha guía hemos participado los siguientes colaboradores:

  • HOTEL EN MURCIA te recomienda algunos de los mejores hoteles de Murcia para cada rango de precios.
  • MURCIA DESCALZA te invita a descubrir los rincones y monumentos más atractivos de la ciudad.
  • THE MURCIALIST te propone interesantes mesas y barras para que no te pierdas lo mejor de nuestra gastronomía.
  • DESCUBRIENDO MURCIA te ofrece un recorrido histórico por el pasado de Murcia.

Siempre es un placer dar a conocer la ciudad de Murcia y creo que esta guía puede ser de utilidad para todos los que nos visiten, con amplia información y recomendaciones para todos los gustos y bolsillos.






Ôven Mozzarella Bar

Ôven Mozzarella Bar

Un rincón de Italia en el Romea


Desde hace apenas un par de meses, podemos encontrar un rincón de Italia en la emblemática Plaza del Romea, "Ôven Mozzarella Bar". Tras haber cosechado buenas críticas en Madrid con este restaurante italiano, que cuenta ya 3 locales en la capital de España, la familia Capel -propietaria también del Steak Burger-, pretende alcanzar el mismo éxito en Murcia. La receta para alcanzar ese éxito se basa es una cocina italiana de calidad, apostando por las mejores materias primas y trabajando con un producto fresco y de manera artesanal.

En la carta tienen una presencia importante la burrata y la mozzarella, además de una buena selección de platos de pasta y las pizzas, que elaboran en un horno de piedra; sin dejar de lado su carta de postres y cafés.

El local es muy bonito, con mucha presencia de madera, cerámica y cristal, así como un horno de leña a la vista; creando un ambiente muy agradable.

Horno de leña
Ambiente acogedor
Como he comentado anteriormente, la burrata es una de las grandes protagonistas de la carta y cuesta decidir entre las diferentes versiones, con fruta, clásica, con trufa o incluso jamón ibérico. En nuestro caso nos decantamos por esta última, la "Burrata ibérica", con jamón ibérico, pan con tomate, aceite de oliva virgen extra y mezclum de lechugas. Una burrata cremosa y unos ingredientes de calidad que aportan sabor al plato.

Burrata ibérica


De pasta pedimos los "Cannoli de rabo de toro", al dente y con un sabroso relleno, servidos sobre una crema de patatas y aderezados con una exquisita reducción de vino Marsala. Un plato que fusiona nuestra gastronomía con del país transalpino.


Cannoli de rabo de toro

En cuanto a las pizzas, decidimos probar dos de la parte gourmet, la "Carbonara" y la de "Huevo y trufa". La carbonara lleva una base de nata, mozzarella, bacon, parmesano y huevo; mientras que la de la de huevo y trufa lleva una base de boletus, mozzarella, mezcla de setas, huevo de corral al tartufo y aceite de trufa blanca. Son pizzas tonda alla romana, con una masa que se deja fermentar durante 48 horas a 5ºC y cocinadas en horno de leña y piedra, dando como resultado unas pizzas de masa muy fina, ligeras y con un punto crujiente. Ambas me gustaron, la carbonara estaba muy cremosa, pero si tuviera que decidirme por una, lo haría por la de trufa y su intenso sabor.

Pizza Carbonara
Pizza Huevo y Trufa
Finalizamos con clásico "Tiramisú", casero y muy rico, perfecto para poner el cierre a este pequeño recorrido por la gastronomía italiana.

Tiramisú
Hay que destacar el buen nivel del servicio, con un equipo de gente joven muy atentos y amables, os podéis dejar aconsejar por ellos ante cualquier duda.

En definitiva, con "Ôven Mozzarella Bar" tenemos una opción muy a tener en cuenta a la hora de probar buena cocina italiana en Murcia, con una amplia carta, buen producto, bien situado, un local bonito y buen servicio; con un precio similar al de otros italianos de la zona.

Ôven Mozzarella Bar
Plaza Julían Romea, 5
30001 Murcia
Tel: 968 21 27 19
Precio medio: 20-25 €