Cena maridaje de Bodegas Torres en El Palco del Parlamento

El pasado jueves tuve el placer de asistir a la cena maridaje con vinos de "Bodegas Torres", que tuvo lugar en "El Palco del Parlamento". Torres es una empresa familiar con más de 140 años de historia y está considerada la marca de vinos europea más admirada por los profesionales del sector. Para disfrutar de algunos de sus mejores vinos, en El Palco elaboraron un menú especial para la ocasión.

Empezamos la cena con un "Ceviche de gambas de Huelva con aguacate", maridado con el blanco "Atrium Chardonnay". Seguro que si el ceviche se hubiese inventado en Andalucía sería así, con una textura similar al samorejo, gamba blanca fresca y marinado con un toque de limón y cilantro. Un plato que iba muy bien con este chardonnay de la D.O. Penedés, muy fresco y limpio.

Ceviche de gambas de Huelva con aguacate
Atrium Chardonnay
Continuamos con un "Canelón de pollo sobre bechamel de queso Gazul", para el que se seleccionó un "Celeste Roble", un Ribera que ha tenido mucho éxito desde su primera añada, sabroso y muy afrutado. Me gustó mucho el queso Gazul, un delicioso queso de cabra de Cádiz, que iba muy bien con el vino. Como podéis ver, el toque andaluz está siempre presente en El Palco.

Canelón de pollo sobre bechamel de queso Gazul

Celeste Roble
Para el pescado se eligió un "Bacalao al miso sobre japoandalú", maridado con un Rioja "Altos Ibéricos", un crianza con 12 meses en barrica, que le aporta notas especiadas y ahumadas. Un plato mar y montaña, con un sabroso taco de bacalao al horno con miso, acompañado de un salteado al wok de presa ibérica, calamar y verduras.

Bacalao al miso sobre japoandalú
Altos ibéricos
Después llegó el turno de la carne, con una "Tosta de mollete de Antequera con ternera mechada y reducción de Altos ibéricos", que maridamos con un "Celeste Crianza", un elegante Ribera con cuerpo, color y mucha fruta. Un sabroso bocado, con una ternera a baja temperatura que se deshacía en la boca.

Tosta de mollete de Antequera con ternera mechada y reducción de Altos Ibéricos
Celeste crianza
El postre fue un "Ferrero de crema de quesos con anacardos caramelizados y cobertura de chocolate negro", maridado con un Moscatel "Floralis", muy aromático y floral. Un postre muy potente, con protagonismo del queso azul, que hizo las delicias de los amantes del queso, como es mi caso.

Ferrero de crema de quesos con anacardos caramelizados y cobertura de chocolate negro
Floralis

En definitiva, este evento ha supuesto una buena ocasión para conocer mejor algunos de los grandes vinos de una de las mejores bodegas de España, como es el caso de "Bodegas Torres"; junto con un acertado menú preparado por "El Palco del Parlamento". Como bien dijo José María Rubiales -restaurador de El Parlamento Andaluz y El Palco de El Parlamento-, enero y febrero son buenos meses para probar cosas y realizar este tipo de eventos, que siempre son bienvenidos. El panorama gastronómico actual hace que uno siempre tenga que estar en movimiento y en El Palco lo saben bien y este tipo de cenas con maridajes de vinos o cervezas se realizan con frecuencia.




Macondo

Macondo

Todo un descubrimiento


Además de ser el nombre de un pueblo ficticio descrito en las novelas de Gabriel García Márquez, "Macondo" es también el nombre de uno de los mejores restaurantes que he descubierto en Murcia ultimamente. Aunque ya llevaba unos años en la ciudad, lo he descubierto recientemente tras su traslado a un local de la calle Sancho (donde estaba el Ginkgo Biloba). Su propuesta gastronómica se basa en una cocina creativa, con algunos matices orientales y tropicales y mucho sabor en todas las elaboraciones.

Aunque la carta al principio pueda parecer algo escasa, cuenta con una variedad suficiente; con una buena selección de entrantes y varias opciones de carnes y pescados. Es mejor una carta más reducida con platos atractivos, que una lista interminable de platos que luego no puedas ofrecer o queriendo dar la impresión de ofrecer de todo.

El local es sencillo, con tonos en blanco y negro y una iluminación que lo hace acogedor; además de contar con una pequeña terraza en la plaza.

Al ser la primera vez que íbamos, nos dejamos guiar un poco por su propietaria, una chica uruguaya que acertó con todas sus recomendaciones. Empezamos con unas "Marineras punto y coma", muy diferentes a nuestras clásicas marineras. Servida sobre una regañá de pipas en lugar de la típica rosquilla, lleva una crema de patata, ciboulette, aguacate y bonito en lugar de anchoa. No es fácil versionar a la reina del tapeo murciano, pero esta versión sorprende.

Marineras punto y coma

Tras este acertado comienzo, continuamos con unas "Tartaletas de pollo", con unos taquitos de pechuga de pollo con una suave crema de mostaza y salsa de puerros; un sabroso bocado.

Tartaleta de pollo 

Seguimos con la "Patata al puñetazo", con panceta ibérica asada a baja temperatura y una salsa barbacoa con jalapeños. Romper y mezclar todos sus ingredientes es una explosión de sabor.


Patata al puñetazo
De pescado nos decantamos por el "Tartar de atún". Un atún fresco y cortado a tacos, sobre una base de algas wakame, cubierto con unas láminas de algas nori y acompañado de una salsa con rabanitos que le da un punto de picante. 

Tartar de atún
En cuanto a las carnes, pedimos el "Pato Hoisin", un plato de origen oriental. Una carne muy tierna, cocinada a baja temperatura y con un golpe de horno, glaseada con salsa Hoisin -la salsa asiática más parecida a la barbacoa, algo más espesa y agridulce- y con maíz tostado para darle un toque latino y un toque crujiente.

Pato Hoisin
Finalizamos con una deliciosa "Crème Brûlée de mango", una versión diferente de este postre típico francés. Una mezcla de sabores y contrastes, con la suavidad de la crema, el dulzor del mango, el crujiente de la costra de caramelo y unos arándanos casi helados.

Crème Brûlée de mango
El servicio fue impecable, profesionales, atentos y dando acertadas recomendaciones.

Si en la literatura "Macondo" es el nombre de un pueblo ficticio, en Murcia es un restaurante que merece la pena visitar. Un restaurante que conjuga buena materia prima, creatividad, cuidadas elaboraciones e influencias latinas y orientales. 

Macondo Restaurante
C/Sancho, 5
30001 Murcia
Tel: 660 69 33 23
Precio medio: 20-35 €










Guía completa para disfrutar Murcia

Murcia es una ciudad increíble, que goza de un temperatura envidiable practicamente durante todo el año, con una atractiva oferta cultural y una rica gastronomía, que reune lo mejor de la huerta y del mar; una ciudad que invita a disfrutarla a todo aquel que nos visita. Sin embargo, en ocasiones parece que somos una gran desconocida, o incluso parece que no hemos sabido vendernos bien.



En mi caso, siempre me he sentido muy orgullo de mi tierra y hoy os voy a hablar de una guía turística de la ciudad de Murcia en la que he tenido el placer de colaborar con la parte de gastronomía, junto a algunos de los blogs más influyentes de la ciudad; una "Guía completa para disfrutar Murcia" que podéis descargar haciendo click aquí.

En esta guía podéis encontrar información sobre la historia de la ciudad, oferta hotelera, gastronomía, lugares turísticos y el mejor ocio. En la elaboración de dicha guía hemos participado los siguientes colaboradores:

  • HOTEL EN MURCIA te recomienda algunos de los mejores hoteles de Murcia para cada rango de precios.
  • MURCIA DESCALZA te invita a descubrir los rincones y monumentos más atractivos de la ciudad.
  • THE MURCIALIST te propone interesantes mesas y barras para que no te pierdas lo mejor de nuestra gastronomía.
  • DESCUBRIENDO MURCIA te ofrece un recorrido histórico por el pasado de Murcia.

Siempre es un placer dar a conocer la ciudad de Murcia y creo que esta guía puede ser de utilidad para todos los que nos visiten, con amplia información y recomendaciones para todos los gustos y bolsillos.






Ôven Mozzarella Bar

Ôven Mozzarella Bar

Un rincón de Italia en el Romea


Desde hace apenas un par de meses, podemos encontrar un rincón de Italia en la emblemática Plaza del Romea, "Ôven Mozzarella Bar". Tras haber cosechado buenas críticas en Madrid con este restaurante italiano, que cuenta ya 3 locales en la capital de España, la familia Capel -propietaria también del Steak Burger-, pretende alcanzar el mismo éxito en Murcia. La receta para alcanzar ese éxito se basa es una cocina italiana de calidad, apostando por las mejores materias primas y trabajando con un producto fresco y de manera artesanal.

En la carta tienen una presencia importante la burrata y la mozzarella, además de una buena selección de platos de pasta y las pizzas, que elaboran en un horno de piedra; sin dejar de lado su carta de postres y cafés.

El local es muy bonito, con mucha presencia de madera, cerámica y cristal, así como un horno de leña a la vista; creando un ambiente muy agradable.

Horno de leña
Ambiente acogedor
Como he comentado anteriormente, la burrata es una de las grandes protagonistas de la carta y cuesta decidir entre las diferentes versiones, con fruta, clásica, con trufa o incluso jamón ibérico. En nuestro caso nos decantamos por esta última, la "Burrata ibérica", con jamón ibérico, pan con tomate, aceite de oliva virgen extra y mezclum de lechugas. Una burrata cremosa y unos ingredientes de calidad que aportan sabor al plato.

Burrata ibérica


De pasta pedimos los "Cannoli de rabo de toro", al dente y con un sabroso relleno, servidos sobre una crema de patatas y aderezados con una exquisita reducción de vino Marsala. Un plato que fusiona nuestra gastronomía con del país transalpino.


Cannoli de rabo de toro

En cuanto a las pizzas, decidimos probar dos de la parte gourmet, la "Carbonara" y la de "Huevo y trufa". La carbonara lleva una base de nata, mozzarella, bacon, parmesano y huevo; mientras que la de la de huevo y trufa lleva una base de boletus, mozzarella, mezcla de setas, huevo de corral al tartufo y aceite de trufa blanca. Son pizzas tonda alla romana, con una masa que se deja fermentar durante 48 horas a 5ºC y cocinadas en horno de leña y piedra, dando como resultado unas pizzas de masa muy fina, ligeras y con un punto crujiente. Ambas me gustaron, la carbonara estaba muy cremosa, pero si tuviera que decidirme por una, lo haría por la de trufa y su intenso sabor.

Pizza Carbonara
Pizza Huevo y Trufa
Finalizamos con clásico "Tiramisú", casero y muy rico, perfecto para poner el cierre a este pequeño recorrido por la gastronomía italiana.

Tiramisú
Hay que destacar el buen nivel del servicio, con un equipo de gente joven muy atentos y amables, os podéis dejar aconsejar por ellos ante cualquier duda.

En definitiva, con "Ôven Mozzarella Bar" tenemos una opción muy a tener en cuenta a la hora de probar buena cocina italiana en Murcia, con una amplia carta, buen producto, bien situado, un local bonito y buen servicio; con un precio similar al de otros italianos de la zona.

Ôven Mozzarella Bar
Plaza Julían Romea, 5
30001 Murcia
Tel: 968 21 27 19
Precio medio: 20-25 €



















Tiquismiquis

Tiquismiquis

Fusión latinoamericana, asiática y mediterránea


Uno de los restaurantes que más ha dado que hablar en los últimos años en Murcia ha sido el "Tiquismiquis". En esta ocasión os voy a hablar de él porque han cambiado su propuesta gastronómica, que ahora gira en torno a la palabra fusión. Una nueva cocina fusión que mezcla la cultura asiática y la pasión latinoamericana, sin perder el carácter mediterráneo. Al frente de esta nueva experiencia está el joven chef colombiano Sebastián López, que pese a contar con sólo 23 años, ha pasado ya por restaurantes de Panamá o de Frankfurt.

En la presentación de la carta pudimos comprobar que no faltan platos típicos de la cocina nikkei, como el ceviche o el tiradito. El sushi también tiene una presencia importante en la carta, manteniendo la apuesta que siempre han hecho en Tiquismiquis, pero con nuevas elaboraciones en las que la cocina fusión está presente. Una fusión que también podemos encontrar en otros platos estilo finger food, como los tacos o los baos. Me gustó la idea de utilizar la barra de arriba para coctelería y así poder disfrutar de algún cóctel como el Pisco Sour peruano, perfecto como aperitivo.

Comedor de la parte superior
Barra donde se elaboran platos frente a los comensales
El local mantiene la estructura de siempre, con su imponente barra y mesas altas en la parte de abajo y mesas bajas, barra de cócteles y zona chill out de sofás en la parte superior. Sí que ha experimentado algunos cambios en la decoración, con algunos detalles de inspiración étnica y andina.

Coctelería
Empezamos con una "Croqueta de guiso cremoso de capón murciano". Una croqueta con todo el sabor de un plato de cuchara, acompañada con una salsa de ají amarillo que le aportaba el picante. Fusión mediterránea y peruana para comenzar.

Croqueta de guiso cremoso de capón murciano
El turno del sushi llegó con unos "Uramakis flambeados", con una crujiente y flambeada cubierta de miel de maracuyá y ron y un interior con langostino crujiente, queso vegetal, aguacate y chip de boniato. Una elaboración con origen latinoamericano, mexicano, cubano, japonés y chino.

Uramaki flambeado
El picante hizo acto de presencia con los "Uramakis braseados". Unos uramakis con salmón lacado con salsa teriyaki, lulo y ají limo, relleno con espárrago, atún rojo, aguacate y masago. Origen japonés, mexicano, colombiano, peruano, chino e incluso español.


Uramakis braseados
Finalizamos el sushi con los "Uramakis en causa", menos picante que el anterior. Una elaboración que me sorprendió al estar hecho con masa de patata en lugar de arroz - una masa mezclada con lima y ají amarillo que le daba un toque picante-, cubierto con tartar de atún, alioli de rocoto y cinco especias chinas; relleno de aguacate, huevo y tomate. Influencia japonesa, china y peruana.

Uramakis en causa
Continuamos con un "Tiradito de salmón con ají amarillo y maíz Chulpi". Una elaboración de marcado carácter nikkei, con el salmón cortado en forma de sashimi. Buen producto, aunque me esperaba más sabor con la salsa y sobraba un poco de cebolla.

Tiradito de salmón con ají amarillo y maíz Chulpi
También probamos los "Tacos de estofado de cordero, encurtido de cebolla roja y cilantro". Un plato muy sabroso para disfrutar comiendo con las manos, de origen mexicano y con un toque árabe que le aporta el cordero.

Tacos de estofado de cordero, encurtido de cebolla roja y cilantro
Por último, probamos el "Salteado mar y tierra", elaborado al wok con solomillo de ternera, langostinos, verduras, salsa de ostras y ají amarillo.

Salteado mar y tierra
De postre tomamos un "Tiramisú de guayaba", una fruta tropical parecida a la chirimoya, con grandes propiedades nutritivas. El resultado es un tiramisú suave y con una textura más líquida que el que se elabora habitualmente con queso.

Tiramisú de guayaba
En definitiva, en "Tiquismiquis" tienen muy en cuenta eso de renovarse o morir. Se trata de una propuesta diferente y arriesgada, ya que el picante está muy presente en muchos de los platos y puede que no sea del agrado de todos los paladares. Sin embargo, trabajan con buena materia prima y con algunos ingredientes difíciles de encontrar. A aquellos que os guste probar nuevas experiencias y conocer otras culturas gastronómicas, os recomiendo darle una oportunidad


Tiquimisquis
Calle Frenería, 10, 30004 Murcia
Tel: 868 68 44 44 / 689 82 65 39
Precio medio: 30-40 €








Restaurante Gachamiga

Restaurante Gachamiga

Un templo del arroz en el Altiplano


Entre Yecla y Pinoso se encuentra la pedanía de Raspay, en donde está el "Restaurante Gachamiga" y en el que hacen uno de los mejores arroces que he probado en mi vida. Es uno de esos restaurantes con aspecto de casa de campo familiar, en los que pronto se percibe el aroma a leña. Su propietario, Arturo, dispensa un excelente trato, amable y profesional, a todo el que visita su restaurante, haciendo que uno se sienta como en casa.

Fuimos con el menú cerrado de 25 € con el arroz con conejo y caracoles como plato principal. Nada más sentarnos, Arturo empezó a marchar entrantes, que voy a comentar a continuación. 

Empezamos con un plato de "Embutido y queso" de la zona, perfecto para ir abriendo boca.

Embutido y queso 
Seguimos con una "Ensalada de tomates con capellanes", tomate con sabor y un buen capellán seco, bien asado y tostadito por fuera.

Ensalada de tomate con capellanes
El siguiente entrante fue un sabroso "Revuelto de morcilla", con huevo y ajetes.

Revuelto de morcilla
El último de los entrantes -y menos mal porque había que dejar hueco para el arroz-, fueron unos deliciosos "Caracoles en salsa de tomate", que eran una invitación a sopar pan.

Caracoles en salsa de tomate
Finalmente llegó el turno del "Arroz con conejo y caracoles", que era el propósito de nuestra visita. Un arroz al dente, con el grano suelto y una altura escasa de un dedo, sabroso y con el característico aroma a sarmiento. Uno de los mejores arroces que he probado nunca.

Arroz con conejo y caracoles
Finalizamos con unos cafés y un "Postre de la casa", con nísperos, melón, flan de chocolate y flan de coco.

Postre de la casa
Como ya he comentado antes, el servicio fue excelente, tanto en cordialidad como en profesionalidad, y Arturo nos hizo sentir como en casa.

En definitiva, merece desplazarse al Altiplano y hacer una visita al "Restaurante Gachamiga". Es un restaurante sin lujos que rebosa campechanía, familiaridad y sinceridad en su cocina. Nosotros prometimos a Arturo volver para probar el Gazpacho yeclano o las Gachasmigas.

Restaurante Gachamiga
C/ San Isidro, s/n
03657 Raspay (Yecla)
Tel: 966 97 02 29
Precio medio: 25 €