Keki Tapería

En pleno centro de Murcia, en una pequeña plaza entre la Catedral y la calle Correos, encontramos un desenfadado local en el que se puede degustar una de las mejores cocinas creativas de la capital, Keki Tapería. Una muestra de ello es que su chef, Sergio Martínez, fue nombrado “Cocinero del año en 2008” en la Región de Murcia y finalista en el “Concurso Nacional de Pinchos y Tapas 2011”. También ha trabajado en el Palacete de la Seda, en el restaurante del museo Guggenheim en Bilbao y en el Hotel NH Amistad, entre otros. Por si no fuera suficiente, recientemente el crítico de El País, José Carlos Capel, lo ha nombrado como uno de los 10 chefs más prometedores.

El local es acogedor y con un toque moderno y desenfadado. La carta es variada y se divide en cuatro bloques: bocaicos, como las famosas croquetas, compartimos (para pedir al centro), en los que destaca el tataki de atún; finales, como el lomo de vaca y las cosicas dulces, con deliciosos postres como las natillas. Tiene dos menús degustación, el menú Keki (8 platos por 28€) y el menú corto (6 platos por 20€), y también un menú del día por 12€, en el que cada día de la semana ofrece algún guiso tradicional con un toque contemporáneo. 

Cocina Keki Tapería
Mientras decidíamos lo que íbamos a pedir, nos sirvieron de aperitivo de la casa unos chupitos de gazpacho, fresquito y muy suave, muy apropiado en esta época.

Chupitos de Gazpacho
Empezamos pidiendo su bocaico estrella, la “Croqueta cremosa, leche fresca”. La croqueta, que aparece en más de un ranking de las mejores croquetas de España, es sencillamente antológica y la mejor que he probado junto a las del chef vasco Senén González. La croqueta tiene un intenso sabor a jamón ibérico, la bechamel es suave y cremosa y el rebozado en panko (un pan japonés) le da el toque crujiente. Posteriormente nos vimos obligados a pedir otra ración, es probable que os suceda lo mismo.

Croqueta cremosa, leche fresca
El otro plato que pedimos de los bocaicos fue el “Canelón de pato, mostaza suave”. Como habréis comprobado en alguna entrada anterior del blog, el pato es una de mis carnes favoritas. El canelón estaba exquisito, la cocción de la pasta era perfecta, la carne estaba muy sabrosa y la salsa de mostaza le daba suavidad y equilibrio al plato.
Canelón de pato, mostaza suave
De los platos para compartir, pedimos el famoso “Tataki de atún, wasabi, brasas”, un plato excelente y que no podéis dejar de probar. El atún va marcado en la plancha, cortado en finas láminas, con un poco de cebollino por encima y, aparte, una salsa de wasabi con soja para suavizarla. Lo que convierte en sublime al plato es el aceite de brasas, que viene en una pipeta para que lo sirvamos a nuestro gusto y le da un sabor ahumado espectacular. Estamos posiblemente ante el mejor plato de la carta.
Tataki de atún, wasabi, brasas
De entre los platos finales, cada uno de los comensales pedimos uno distinto. En mi caso, opté por la “Pluma de bellota asada en parrilla”: bien asada con sal gorda y jugosa, con el equilibrio perfecto entre la carne y la grasa; debería haber pedido la ración entera. Otro de los comensales, muy fan de las hamburguesas, pidió la “Hamburguesa de ternera, cebolla y queso manchego”: la carne de buena calidad y buen tamaño (150 gr) y el queso manchego le da un toque diferente frente a la clásica con queso de cabra. Y el otro comensal se decantó por el “Jarrete en su jugo”, con guarnición de verduras: el jarrete (también llamado morcillo) es la parte trasera de la parte del animal y es una carne muy tierna y sabrosa, el comensal la encontró muy jugosa pero le pareció breve, porque pidió ½ ración.

Pluma de bellota asada en parrilla
Hamburguesa de ternera, cebolla y queso manchego
Jarrete en su jugo
Para terminar, pedimos unas cosicas dulces, como llaman a los postres. En mi caso, las “Natillas de vainilla y algo más”, cremosas, muy suaves y con el toque justo de dulce, sin llegar a resultar empalagosas, y unos frutos rojos deshidratados por encima; de las mejores que he probado nunca. Los otros comensales pidieron la “Copa de yogur y frutas, galletita”, que les pareció correcta, con una textura muy agradable pero sin llegar al nivel de las natillas.
Natillas de vainilla y algo más
Copa de yogur y frutas, galletita
El servicio fue correcto, con el tiempo de espera adecuado entre plato y plato y muy amables en todo momento. En definitiva, Keki Tapería es uno de esos restaurantes en los que cada plato transmite la pasión por el oficio de su chef, en este caso Sergio Martínez, con una cocina creativa que parte de platos tradicionales, a los que aporta su toque personal. Sin duda, muy recomendable.


Keki Tapería 
C/ Fuensanta 4 (detrás de la Catedral)
30002 Murcia
Tel: 968 220 798
Precio medio: 25 €









Comentarios

Sígueme en Facebook

Sígueme en Twitter