El Mallorquín

El Mallorquín

  Sabor mediterráneo


Hoy os voy a hablar de uno de esos sitios originales que, aunque a veces puedan pasar desapercibidos, tienen su encanto y merece la pena conocer. Se trata de "El Mallorquín", está situado en las tascas, y su propuesta gastronómica se basa en una cocina mediterránea y de influencia vegetariana, en la que la especialidad son los platos mallorquines. El origen de su nombre está en un barco, con raíces familiares, que en 1.837 fue el primer buque a vapor con matrícula isleña, conocido popularmente como "Es Pagès".

El local es muy pequeño -apenas cuenta con cuatro mesas- y está decorado con motivos marineros, con detalles como un mapa de Mallorca o lámparas hechas con latas o faroles, que lo hacen muy acogedor. También tienen una pequeña y coqueta barra para tapear y una terraza en la plaza de enfrente. Además, la cocina está a la vista, a través de un pequeño ventanal.

El Mallorquín, sabor mediterráneo
En la carta podemos podemos picotear a base de bocadillos, tapas mediterráneas con mucha presencia de verduras, otros platos más exóticos como el cuscús o el tabulé y las especialidades mallorquinas, que son el verdadero punto fuerte del local. Tienen buenas cervezas y una pequeña selección de vinos de distintas denominaciones, incluyendo la mallorquina de Binissalem. En nuestro caso optamos por un Ribera del Duero, en concreto un "Melior 2.013" de Matarromera, en una edición especial llamada "Selección del Sumiller", elaborada en exclusiva para los establecimientos "Makro" y que se diferencia del normal en los cuatro meses de barrica, por los seis del normal; un vino equilibrado y con aroma a fruta madura, aunque con un precio muy elevado respecto al de la tienda.

Melior 2.013
Empezamos la cena con una de las especialidades mallorquinas más típicas y uno de los platos de más éxito del bar, la "Coca de trampó", una versión de una ensalada típica de la isla. Se trata de una coca de verduras, con una masa horneada muy fina y rellena con espinacas, pimiento, cebolla y tomate. Ingredientes frescos y agradable sabor, recomendable.

Coca de trampó
Continuamos con una "Quiche de verduras" y una "Quiche de carne", ambas sabrosas, aunque si tengo que elegir una me quedo con la de verduras, más fina y aromática, con calabacín, cebolla y bechamel. Nos faltó por probar la de salmón, la dejamos para otra ocasión.

Quiche de verduras y Quiche de carne
Vimos pasar por delante nuestro unas raciones de "Pizza de la casa" y no pudimos resistirnos a probarla.  Estaba recién sacada del horno, con una masa fina que apenas sobrevivía ante la cantidad de relleno que tenía, con calabacín, pimiento rojo, cebolla, jamón y queso; deliciosa.

Pizza de la casa
Seguimos con uno de los platos que más nos gustó, las "Conchas de bechamel". Se trata de unas conchas de vieiras gratinadas al horno con queso y un relleno de verduras y setas. Sabrosas y cremosas, muy recomendables.

Conchas de bechamel
Estando en un bar cuya especialidad son las recetas mallorquinas, había que pedir las "Tostas de sobrasada de Mallorca con queso mahonés". Dos ingredientes que, si por separado ya están deliciosos, mezclados y untados sobre pan tostado son irresistibles, contrastando el sabor intenso de la sobrasada y el sabor más suave y cremoso del queso.

Tostas de sobrasada de Mallorca con queso mahonés
Finalizamos las tapas con un bocadillo de "Paté de cerdo negro mallorquín". Ya no nos quedaba mucha hambre, así que pedimos el tamaño rombo, muy crujiente. El paté, elaborado con carne de esta raza autóctona de la isla, tenía una textura fina y un sabor suave y ligeramente especiado.

Bocadillo de paté de cerdo negro mallorquín
De postre pedimos la "Tarta de queso". Se trata de una versión de la "Greixonera de brossat", una tarta de requesón con una textura diferente a la típica tarta de queso y un aroma a canela y limón, presentada con rodajas de manzana incrustadas. Os recomiendo probarla.

Tarta de queso
El servicio fue correcto, la cocina es pequeña y se puede saturar un poco por momentos, pero la atención es muy buena.


En definitiva, estamos ante uno de esos sitios diferentes, a veces grandes desconocidos, que merece la pena descubrir. Un local con sello personal, que apuesta por una cocina mediterránea, saludable y con carácter mallorquín, con unos precios ajustados. Os recomiendo subir a este barco "El Mallorquín".


El Mallorquín
C/ Joaquín Costa, 10
30.003 Murcia
Tel: 868945384
Precio medio: 10-20 €


























Comentarios

Sígueme en Facebook

Sígueme en Twitter