La Pequeña Taberna

La Pequeña Taberna

Pequeña sólo de nombre, muy grande en su cocina


D. Raimundo González Frutos siempre ha defendido que "el comer en un restaurante no es ir a alimentarse, sino el disfrute, el placer del comer". A eso es a lo que va uno a "La Pequeña Taberna", uno de los restaurantes en los que más he disfrutado ultimamente. Situado en la céntrica Plaza de San Juan, es uno de esos sitios de visita obligatoria si se quiere disfrutar de la mejor gastronomía de Murcia. La propuesta gastronómica de este restaurante es clara y sin artificios, una cocina de mercado en la que prima el culto por la materia prima de primera calidad, a lo que hay que sumar el buen trato de su propietario Miguel, que sabe como hacer que el cliente se sienta como en casa.

Lo primero que llama la atención cuando llegas a este restaurante es la exposición de verduras que preside la entrada, a la altura del mejor de los mercados. Una vez en su interior, el local es muy elegante, con predominio de madera y una agradable iluminación. Puede que la barra sea algo más pequeña que la de otros clásicos de nuestra ciudad, pero el local invita a disfrutar de la comida de manera más relajada. Además, cuenta con dos salones privados y algunas mesas fuera.

La carta gira en torno a la mejor gastronomía murciana y la cocina mediterránea, empleando siempre el mejor producto. Junto a una buena variedad de tapas, encontramos una buena selección de carnes, pescados y las mejores verduras de la huerta murciana. La bodega también está a gran nivel, con una buena apuesta por los caldos de la tierra. En nuestro caso barrimos para casa y elegimos "Las Reñas Crianza 2.011", un buen tinto de Bullas, mezcla de Monastrell y Syrah.

Nada más sentarnos en la mesa, nos trajeron un cuenco con una deliciosa "Sobrasada con tostas", como aperitivo de la casa, mientras que íbamos echando un vistazo a la carta.

Sobrada con tostas
Las Reñas Crianza 2.011
Seguimos abriendo boca con unos "Caballitos", presentados en una enorme copa de cristal rellena de sal, como ya hemos visto también en algún otro restaurante. Rebozado fino y crujiente y gamba carnosa y con sabor.

Caballitos
Continuamos con la que posiblemente sea la tapa de más fama del restaurante y una de las más conocidas en la capital murciana, la "Alcachofa de la Abuela" -receta que dicen que es originaria de Cruz, de La Virgen del Mar-. Es casi delito venir y no probarla, no he probado nunca una alcachofa tan tierna y que se deshaga así en la boca. El secreto es una cocción muy lenta y a fuego muy bajo, junto con un suave escabeche con mezcla de vino tinto y blanco, rematada con unos piñones. Sólo se sirve una por persona y día.

Alcachofa de la abuela
Aún maravillados con la alcachofa, pasamos a las "Habitas baby salteadas con jamón". Unas habitas muy tiernas, en su punto de sal, con cebolla bien picada y pochada, y unos tacos de buen jamón.

Habitas baby salteadas con jamón
Otro de los platos más famosos del local son los "Huevos de Miguel", que llevan el nombre de su propietario. Unos huevos rotos con patatas a la panadera y virutas de jamón ibérico, con la yema bien liquida, que invitan a sopar.

Huevos de Miguel
La guinda la pusimos con un delicioso "Cochinillo", con la piel crujiente y dorada y la carne muy jugosa, con una salsa de vino blanco que, mezclada con los jugos de la carne, es una maravilla; acompañado con patatas a la panadera.

Cochinillo
De postre pedimos la "Milhoja de chocolate caliente", con una crema pastelera que era una delicia y contrastaba muy bien con el chocolate caliente.

Milhoja de chocolate caliente
El servicio fue impecable, desde que te recibe Miguel al entrar, hasta el camarero que nos atendió en la mesa, muy profesional y con el tiempo de espera adecuado entre plato y plato. Para poner el broche llegó el "Final feliz", en forma de unos mini gin tonics que sirven incrustados en una bandeja con hielo y fresas, perfecto para disfrutar de la sobremesa.

Final feliz
En definitiva, ir a "La Pequeña Taberna" es ir a disfrutar, con una magnífica cocina, elaborada siempre con la mejor materia prima, y un servicio que te hace sentir como en casa. Como anécdota, decir que su fama es tal que incluso aparece en uno de los libros de Pérez Reverte, "La Carta Esférica" -en la que también aparece El Pez Rojo, en Cabo de Palos-. No es casualidad que sea uno de los puntos gastronómicos referentes en la ciudad de Murcia.

Taberna La Pequeña
Calle General Margallo
30003 Murcia

Tel: 968 21 98 40
Precio medio: 25-45 €































Comentarios

Sígueme en Facebook

Sígueme en Twitter