El Pasaje de Belluga

El Pasaje de Belluga

Misma esencia, mejores vistas


Tras el éxito cosechado con "El Pasaje de Zabalburu" -convertido en uno de los templos del tapeo en Murcia-, sus propietarios han decidido dar un paso más con una nueva apertura, "El Pasaje de Belluga". Un nuevo local que mantiene la misma esencia de su hermano mayor, donde sus elaboradas e innovadoras tapas son el verdadero protagonista, pero esta vez situado en un marco incomparable, en la Plaza del Cardenal Belluga, con unas magníficas vistas a la Catedral. Una nueva apertura que era necesaria para que la Plaza de Belluga tome un nuevo aire gastronómico, más allá de los cafés de los turistas.

El local se encuentra en uno de los edificios más bonitos de la Plaza, obra de Joaquín Dicenta en 1.920, que ha sido restaurado recientemente. Si en el local de la Plaza de San Pedro la barra es su punto fuerte, este nuevo local destaca por su terraza. En su interior cuenta con un pequeño comedor con mesas altas y una cocina a la vista.

El Pasaje de Belluga
La carta es similar a la de su hermano mayor, con todo su amplio repertorio de tapas, que destacan por la calidad del producto y el nivel de las elaboraciones. Además, también cuentan con una buena selección de mariscos, pescados y carnes. Aún no dispone de carta de vinos, por lo que nos tuvo que decir un camarero los que tenían, escogiendo un "Raíz de Guzmán Roble 2.014" (D.O. Ribera del Duero), un tempranillo joven, fresco y equilibrado, perfecto para disfrutar de unas buenas tapas.

Raíz de Guzmán Roble 2.014

Empezamos con los clásicos "Pelochos", una de las tapas más representativas del Pasaje. Consiste en una croqueta de jamón de bellota, muy cremosa y con un crujiente rebozado de fideos que le da un toque diferente.

Pelochos
Seguimos con otro clásico, las "Croquetas de sepia en su tinta con alioli suave de soja", que para mi son las mejores croquetas de la ciudad -junto con las de Keki Tapería-. Con un rebozado fino y crujiente y un cremoso interior con toda la textura y el sabor característico de la sepia; rematadas con delicioso alioli de soja.

Croquetas de sepia en su tinta con alioli suave de soja
Menos sorprendente es el "Queso explosivo 2.0", que consiste en queso brie rebozado con una confitura de tomate y Peta Zetas. Está bueno pero es una tapa prescindible en comparación al nivel de otras elaboraciones.

Queso explosivo 2.0
Volvió a subir el nivel con las "Alcachofas con velo de tocino ibérico", un producto de la tierra que siempre trabajan de diversas formas -las rellenas de confit de pato y foie que han tenido en otras ocasiones son una delicia-. Las finas láminas de tocino ibérico se pegan a la alcachofa, mezclando su textura gelatinosa con la delicada textura de la alcachofa, creando una tapa muy sutil y aromática.

Alcachofas con velo de tocino ibérico
Una tapa que no había probado antes y que me agradó fue el "Dado de carrillera en salsa de vino monastrell", con una textura gelatinosa que se deshacía en la boca, con unos finos chips de patata caseros y una aromática salsa de vino.

Dado de carrillera en salsa de vino monastrell
Para finalizar, probamos la "Dorada de estero con su raspa crujiente". Un producto de primera calidad, con su carne blanca y delicada y el gran sabor del pescado de estero. Le acompaña la raspa de la dorada frita que está deliciosa, dorada y con textura muy crujiente. Especialmente recomendable la molla que sale de la cabeza.
 
Dorada de estero con su raspa crujiente
En cuanto a los postres, probamos las "Fresas con nata", el "Coulant de chocolate" y la "Tarta de queso casera". Con las fresas con nata es difícil fallar. El coulant estaba bueno, con el bizcocho esponjoso y el chocolate cremoso en su interior. Lo mejor fue la tarta de queso, cremosa y muy suave, presentada de forma inversa.

El servicio estuvo muy correcto, como suele ser habitual también en su hermano mayor. Profesionales, atentos y rápidos.

En definitiva, "El Pasaje de Belluga" mantiene la esencia que ha llevado a su hermano mayor a ser una de las referencias para disfrutar del mejor tapeo en Murcia, con la creatividad de sus tapas y el trabajo bien hecho. Además, la situación de este nuevo local es inmejorable. Mientras el otro local suele tener la barra siempre abarrotada, este nuevo es más apropiado para disfrutar de una velada tranquila en una de sus mesas de la terraza, con espléndidas vistas a la Catedral.

El Pasaje de Belluga
Plaza del Cardenal Belluga, 5
30.001 Murcia
Tel: 968 21 55 36
Precio medio: 20-35 €



























Comentarios

Sígueme en Facebook

Sígueme en Twitter