El Pasaje de Zabalburu

El Pasaje de Zabalburu

Una oda a la tapa


A espaldas de la Plaza de las Flores, encontramos un bar que se ha convertido en uno de los templos del tapeo de Murcia -algunos inclusos lo consideran la mejor barra de la ciudad en la actualidad-, "El Pasaje de Zabalburu". El Pasaje es uno de esos bares a los que se va a disfrutar, con las mejores materias primas y unas presentaciones que lo sitúan muy por encima de la media; a lo que se suma un trato que te hacen sentir como en casa. Al frente de la cocina está Manolo Castro, un auténtico genio de las tapas -finalista del Concurso Nacional de Pinchos y Tapas de Valladolid, el más prestigioso de España- al que ya llevo siguiendo desde su etapa en El Rinconcito, uno de los mejores restaurantes, si no el mejor, que ha habido en Alcantarilla.

El punto fuerte del local es su barra, una barra de esas que invitan al tapeo y a dejarse recomendar por el buen trato de sus camareros. También tienen un pequeño comedor en el que poder disfrutar de una comida en un ambiente más tranquilo.

La carta es muy amplia y tiene mucha variedad, no faltan en ella los mejores mariscos, carnes y pescados, pero donde de verdad sorprende es en su oferta de tapas, a cada cual más original y más elaborada; desde sus famosos "pelochos", hasta su sashimi de atún o su esturión confitado. La variedad también está presente en su carta de vinos, con muy buenas referencias, donde no faltan los mejores caldos de nuestra tierra. En nuestro caso, nos decantamos por un Lavia 2008, uno de los mejores vinos de Bullas que se han hecho.

Empezamos con unos "Caballitos de gamba roja", a los que Manolo da un toque de autor con un crujiente rebozado panko, que envuelve una muy buena gamba; con una muy buena presentación incrustados en una berenjena y una salsa teriyaki para acompañar.

Caballitos de gamba roja
Continuamos con una de las tapas más emblemáticas del bar, los "Pelochos". Esta original tapa consiste en realidad en una cremosa croqueta de jamón ibérico con un crujiente rebozado de fideos.

Pelochos
También pedimos los "Chanquetes fritos con huevo y jamón ibérico". La fritura de los chanquetes estaba perfecta, sin exceso de aceite y crujientes; mezclados con el huevo y el jamón son una delicia. Con el jamón mejor cortado en finas lascas lo bordarían.

Chanquetes fritos con huevo y jamón
He probado ya muchas croquetas y algunas de muy buen nivel, pero he de reconocer que muy pocas como estas "Croquetas de sepia en su tinta", una auténtica maravilla que merece estar en el podio croquetil de nuestra ciudad. Una arquitectura perfecta para el paladar, crujientes por fuera y cremosas por dentro, con una bechamel perfecta que cede a la sepia y a su textura el protagonismo que merecen; presentadas de forma impecable con un suave alioli de soja. Adictivas.

Croquetas de sepia en su tinta
Había que probar también la tapa que ha sido recientemente finalista en el Concurso Nacional de Pinchos y Tapas de Valladolid, el "Sandwich 12 verduras". La tapa consiste en un mini sandwich vegetal que en realidad es un trampantojo, ya que está hecho sin pan, con una mezcla de 12 verduras y servido con una salsa de pimiento de piquillo y una mahonesa de ajo. Creatividad y sabor, recomendable.

Sándwich 12 verduras
En El Pasaje no falta el producto de la tierra y de temporada y uno de los que mejor trabaja Manolo son las alcachofas, así que pedimos las "Alcachofas con velo de tocino ibérico", muy tiernas y cubiertas por unas finas láminas de tocino ibérico en forma de velo, contrastando la textura tersa de la alcachofa y la textura gelatinosa del tocino; y las "Alcachofas rellenas de confit de pato con salsa de foie y setas", una auténtica maravilla con la que el chef fue finalista en otra edición anterior del Concurso Nacional de Pinchos y Tapas de Valladolid, una deliciosa alcachofa que se cuece entera, sin pelar, rellena de un sabroso confit de pato y bañada en una exquisita salsa de setas y foie, rematada con un gel de pacharán y con granadina y una tierra de pistachos; sublime.

Alcachofas con velo de tocino ibérico
Alcachofas rellenas de confit de pato con salsa de setas y foie
Para finalizar con algo más consistente, nada mejor que un "Lomo bajo de buey". Una carne jugosa y tierna, con su característica grasa infiltrada, que tu mismo te haces en una plancha caliente que te traen.

Lomo bajo de buey
Los postres también están a un alto nivel, en nuestro caso pedimos el "Coulant de chocolate" y la "Tarta de queso". Suelo ser un poco reacio a pedir coulant, ya que lo ponen congelado en muchos restaurantes y son todos iguales. En este caso sí recomiendo probarlo, un coulant hecho con paciencia, con un bizcocho tierno pero con una estructura firme y un corazón muy cremoso. La tarta de queso sí que suele ser un fijo a la hora del postre y reconozco que esta estaba muy buena, muy fina y con una textura muy cremosa, más parecida a un soufflé. La presentación en los postres también es excelente.

Coulant de chocolate
Tarta de queso
El servicio también estuvo a la altura. Cenamos en el comedor y me sorprendió la rapidez con la que nos servían los platos, pese a estar el local abarrotado -como suele ser habitual-. Además, nos hicieron alguna recomendación a la hora de pedir en cuanto a cantidades y fueron muy acertadas. 

En definitiva, no sé si será la mejor barra de Murcia en la actualidad, pero sí que os puedo asegurar que estamos ante un templo del tapeo, que se está haciendo un nombre en nuestra ciudad por méritos propios. Buen producto, originalidad, excelentes elaboraciones y buen servicio, son los ingredientes que hacen de "El Pasaje de Zabalburu" una de las mejores opciones para disfrutar del tapeo y de una gran barra.

El Pasaje de Zabalburu
Plaza San Pedro, 3
30004 Murcia
Tel: 662 62 21 67
Precio medio: 20-35 €































Comentarios

Sígueme en Facebook

Sígueme en Twitter