Nada Escrito

Nada Escrito

Una grata sorpresa


Si bien ya sabemos que sobre gustos no hay nada escrito, el restaurante "Nada Escrito" reune algunas cualidades para que se escriba sobre él y se haga un hueco entre la amplia oferta gastronómica que hay en la capital murciana. Un restaurante que he descubierto recientemente por casualidad y que ha sido un grata sorpresa. Dirigido por un equipo joven, proponen una cocina fresca a base de tapas originales y platos para compartir; con algunas influencias italianas y orientales.

Situado en la calle Andrés Baquero, se trata de un local pequeño y  acogedor, con mesas altas en la entrada y un pequeño salón con mesas bajas y sofás corridos pegados a la pared. La decoración es minimalista, predominando el blanco y la madera.

La carta sigue la estructura de un libro, con un prólogo con entrantes individuales, un primer capítulo con platos para compartir, un segundo capítulo con montaditos y un epílogo con los postres.

Empezamos con unas "Marineras Nada Escrito con sardinas anchoadas", en la que se sustituye la clásica anchoa por una sardina en salazón. Una buena ensaladilla y una sardina que le da intensidad, pero si tuviera que elegir me quedaría con la versión clásica con una buena anchoa, que es un bocado más fino y menos graso.

Marineras Nada Escrito con sardinas anchoadas

Continuamos con unas "Croquetas de jamón, boletus, trufa y trompetilla de la muerte". Unas croquetas crujientes por fuera, cremosas por dentro y de agradable sabor.

Croquetas de jamón, boletus, trufa y trompetilla de la muerte

Cerramos el prólogo con el "Huevo poché a baja temperatura", donde lo mejor del plato es la bechamel trufada que lleva. Se echaba en falta el foie y la yema un poco más líquida.

Huevo poché a baja temperatura

Llegamos al primer capítulo con unos "Raviolis de carrillera a la Piamontesa". Pasta al dente y un relleno generoso y sabroso, con crujiente de cebolla y una bechamel de trufa y foie similar a la del huevo poché. 

Raviolis de carrillera a la Piamontesa

También probamos los "Huevos rotos", con patata dulce, huevo de corral en puntilla, jamón bien cortado en lascas y sal de chorizo ibérico.

Huevos rotos

En cuanto al segundo capítulo, probamos la "Mini hamburguesa Nada Escrito" y el "Montadito de chato". La mini hamburguesa es de pato y va acompañada de queso provolone, canónigos y una mahonesa asiática. El montadito lo hacen en pan bao, relleno con tocino de chato murciano, cebolla crujiente, rúcula y salsa hoisin; muy jugoso y con mucho sabor.

Mini hamburguesa Nada Escrito

Montadito de chato

Para el epílogo pedimos la "Leche frita" y la "Tarta de queso al horno". La leche frita la hacen con una pasta brick, toffee a la mantequilla noisette y helado de turrón; muy buena de sabor y buen contraste de temperaturas, pero falta un poco de crujiente. La tarta de queso estaba sencillamente espectacular; muy fina, cremosa y con la base crujiente.

Leche frita

Tarta de queso al horno

El servicio fue muy correcto. El único pero, fue que no les quedaba de algunos platos, como el Wan-Tun Bautista -premio mejor tapa de Murcia 2.016- y el rollito de setas.

En definitiva, "Nada Escrito" se suma a la oferta de tapeo de nuestra ciudad con tapas originales, buenas presentaciones y unos precios ajustados. Si consiguen pulir algunos detalles, se pueden consolidar y ser un sitio a tener en cuenta. Conviene reservar con antelación.

Nada Escrito
C/Andrés Baquero, 12
30.001 Murcia
Tel: 968 02 43 00
Precio medio: 20 €












Comentarios

Sígueme en Facebook

Sígueme en Twitter